El empleo es fundamental para el desarrollo personal y es un claro medidor social a la hora de saber cuál es la situación de las personas con discapacidad en este ámbito.

Gracias a los datos del primer semestre de 2017 del Programa de Itinerarios Personalizados de Inserción Socio Laboral para Personas con Discapacidad y el Programa de Itinerarios Personalizados de Inserción Socio – Laboral para Jóvenes con Discapacidad, financiados por el Fondo Social Europeo y por la Iniciativa de Empleo Juvenil (YEI), con los que trabaja ASPAYM Castilla y León, podemos observar que:

  • El número de mujeres con discapacidad que acceden al programa son aproximadamente la mitad que los hombres, ya que en 2017 hay un total de 246 mujeres en las bases de datos de usuarios que maneja la entidad, frente a 448 hombres.
  • De ellas tan solo tres han realizado prácticas mientras que hombres han sido once.
  • En cuanto a las contrataciones se han realizado a 74 hombres y 34 mujeres.

Los datos muestran la realidad del mundo laboral en un sector como es el de la discapacidad, y aunque los resultados del programa desde enero hasta junio del presente año son positivos, dejan palpable que la mujer con discapacidad en este ámbito todavía tiene mucho camino por recorrer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *