La Consejería de Empleo de la Junta de Castilla y León ha convocado ayudas, por valor de 50.000 euros para contratar preparadores laborales que apoyen a trabajadores con discapacidad.

El objetivo de estas ayudas es financiar los costes de la contratación y de seguridad sociales de estos especializados como preparadores laborales que ayuden a facilitar el desarrollo de la actividad laboral de trabajadores con discapacidad.

La cuantía, según señala la Junta de Castilla y León, se establecerá en función del número de trabajadores, el tipo de discapacidad y el grado de los destinatarios del apoyo de estos preparadores laborales.

En total se distinguen tres niveles de ayuda: 6.600 euros anuales por cada trabajador con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado reconocido igual o superior al 65%; 4.000 euros anuales por cada trabajador con un grado reconocido igual o superior al 33% e inferior al 65%, y 2.500 euros anuales por cada trabajador con discapacidad física sensorial con un grado reconocido igual o superior al 65% o personas sordas y con discapacidad auditiva reconocida igual o superior al 33%.

Para beneficiarse de las ayudas, la contratación del trabajador con discapacidad debe haberse realizado entre el 1 de julio de 2017 y el 30 de junio de 2018 y las solicitudes pueden presentarse hasta el 16 de septiembre de 2018.

Las ayudas van dirigidas a asociaciones, fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro que suscriban un convenio de colaboración con la empresa que contrata a los trabajadores con discapacidad. Además, pueden beneficiarse centros especiales de empleo, calificados e inscritos en el registro, que también suscriban un convenio de colaboración. La ayuda también va destinadas a empresas del mercado ordinario de trabajo y trabajadores autónomos que contraten personas con discapacidad, siempre que cuenten en su plantilla con preparadores laborales especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.