Durante el año 2017 la contratación de personas con discapacidad ha alcanzado la cifra de 110.068 contratos, incrementando en 12 puntos el porcentaje de 2013, que solo alcanzaba el 52%.

Uno de los factores que han influido en este aumento de cifras es el desarrollo de nuevas tecnologías que han permitido la adaptación de puestos de trabajo.

El informe “Tecnología y discapacidad”, realizado por la Fundación Adecco, señala que el 64% de las personas encuestadas admiten que las nuevas tecnologías son necesarias para desempeñar su puesto de trabajo. Esto es llamativo especialmente en el caso de las personas con discapacidad sensorial, de las que un 81% necesitan de tecnologías adaptadas en su desempeño laboral, seguidas por las personas con discapacidad física con el 60% y las personas con discapacidad intelectual, con el 26%.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer, especialmente fuera del ámbito laboral. El estudio señala que un 69% de los encuestados opina que la dependencia para tareas básicas de su día a día, como ducharse, cocinar o el acceso a establecimientos públicos, podría reducirse con un incremento de la accesibilidad y del desarrollo tecnológico.

Precisamente el 15 de julio se celebra el Día de las Tecnologías apropiadas, que hace referencia al uso adecuado de tecnologías específicas diseñadas de acuerdo a las necesidades ambientales, sociales, culturales, económicas y éticas del nicho poblacional al que va dirigido.